Fortaleza del Parque Histórico Nactional Louisbourg 

Historia

Fortaleza del Parque Histórico Nacional Louisbourg
© Parcs Canada

Los franceses llegaron a Louisbourg en 1713, después de ceder Acadia y Terranova a los británicos en virtud del Tratado de Utrecht, que terminó la Guerra de Sucesión española. Las únicas posesiones que le quedaban a Francia en la actual región atlántica de Canadá fueron las islas del Cabo Bretón y del Príncipe Eduardo, que a la sazón se llamaban Isle Royale y Isle Saint-Jean, respectivamente. Los franceses utilizaron dichas islas como base para continuar la lucrativa pesca de bacalao de los Grandes Bancos. En 1719 comenzaron a construir en Louisbourg una ciudadela fortificada solo completada en vísperas del primer asedio de 1745. El poblado y asentamiento establecidos en el litoral portuario pronto se convirtieron en una próspera comunidad.

La mayor parte de la prosperidad de Isle Royale se debía a las pesca de bacalao. Secado antes de su exportación, el pescado se acecinaba disponiéndose en gradas que se alineaban por las playas de Louisbourg y sus puertos de salida. Louisbourg se convirtió en un centro comercial, comerciando en productos manufacturados y diversos materiales importados de Francia, Quebec, las Indias Occidentales y Nueva Inglaterra.

Se podía creer que la fortaleza estaba preparada para cualquier asalto. Y sin embargo, si bien el puerto estaba bien defendido, las principales defensas hacia la tierra estaban dominadas por una serie de cerros bajos, algunos situados peligrosamente cerca de las fortificaciones, todos muy bien ubicados para baterías de asedio. El primer ataque ocurrió en 1745 tras la declaración de guerra entre Gran Bretaña y Francia. Imbuidos del fervor de una cruzada religiosa y enterados de que la fortaleza se encontraba en mal estado, con pocas tropas que además estaban por sublevarse, las tropas de Nueva Inglaterra asediaron a Louisbourg y tras 46 días capturaron la fortaleza, pero apenas tres años más tarde, para su desazón, el poblado fue restaurado a los franceses mediante el Tratado de Aix-la-Chapelle. En 1758 Louisbourg fue asediado por segunda vez. Sin contar con una fuerte armada para patrullar el mar dentro de sus límites, Louisbourg era imposible de defender. Atacando con 16.000 soldados respaldados por 150 buques, el ejército británico capturó la fortaleza en siete semanas. Decididos a que Louisbourg nunca más se convirtiese en una base fortificada francesa, los británicos destruyeron los muros de la fortaleza.

Su Reconstrucción